Motivación y Más

Inicio / Expertos

Volver

Gestionando emociones

  • "Hay cuatro emociones negativas (miedo, ira, tristeza y asco), una neutra (sorpresa, puede ser positiva o negativa y ¡sólo una 100% positiva! (alegría)"

emociones-enrique-de-mora

Enrique de Mora | Barcelona

11 de junio de 2014

Las emociones están de moda. El siglo XXI es el siglo de las emociones, algo impensable tan sólo hace unas décadas, cuando la propia ciencia intentaba extirpar cualquier atisbo de falta de racionalidad. Desde hace un tiempo, tenemos claro que lo importante no es lo que ocurre, sino cómo nos enfrentamos a lo que ocurre.

Las emociones son procesos psicológicos y fisiológicos que se activan automáticamente cada vez que detectamos algún cambio significativo para nosotros. Primero, experimentamos sensaciones, luego, emociones, y, después, sentimientos. La sensación es la impresión que las cosas nos producen por medio de los sentidos. Se traduce en una emoción, es decir, una alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática. Y desemboca en un sentimiento, o sea, en un estado afectivo del ánimo. La emoción dura poco, pero el sentimiento que genera, a menudo perdura. Si es placentero, perfecto. Si no, no tanto…

La secuencia emocional mencionada se completa con la vertiente racional. Después de sentir, pensamos. Y luego, actuamos (o no, que es también una forma de actuar). La complejidad estriba en que nuestro pensamiento está mediatizado por nuestras emociones y éstas, a su vez, están condicionadas por nuestras creencias (paradigmas ciertos o falsos que vamos incorporando consciente o inconscientemente a lo largo de nuestra vida y con los que subjetivizamos la realidad).

“Emoción” viene del latín “movere” (moverse) y, gracias al prefijo “e”, significa “movimiento hacia”. Dicho de otro modo, las emociones son nuestra “energía para la acción” (incluyendo la “no acción”, insisto). Y son también una valiosa información para la razón. Los humanos tenemos un cerebro racional y un cerebro emocional. Es como si tuviéramos dos mentes, una que piensa y otra que siente. Al cerebro emocional (sistema límbico) le llega la información sensorial vía los sentidos. Esa información es procesada por el cerebro racional (compuesto por el neocórtex, el hemisferio izquierdo –inteligencia analítica y deductiva- y el derecho –inteligencia creativa y reflexiva-). Si la emoción es procesada de forma adecuada por el cerebro racional, se da una respuesta lógica a la energía para la acción.

Si observamos fotos de rostros humanos (¡también de primates!) y tapamos toda la cara menos los ojos, podemos averiguar por la mirada cuál es el estado emocional de la persona. ¡Los ojos no mienten! Hay seis emociones básicas según el psicólogo Paul Ekman, a saber: miedo, ira, tristeza, sorpresa, alegría y asco. Si lo pensamos, nos percataremos de algo sorprendente: hay cuatro emociones negativas (miedo, ira, tristeza y asco), una neutra (sorpresa, puede ser positiva o negativa y ¡sólo una 100% positiva! (alegría).

Las emociones son fundamentales en la toma de decisiones. Por ejemplo, si nos invade la alegría, sentimos que esa situación es buena para nosotros y queremos repetirla. Las emociones negativas como el miedo, la tristeza o incluso el asco, a menudo nos bloquean. La ira, en cambio, a menudo resulta energizante e incluso euforizante: alienta un monólogo interno que nos  proporciona argumentos convincentes para justificar el hecho de poder descargarla sobre alguien.

Las emociones son como los músculos. Debemos ejercitarlas. ¿Cómo? Exponiéndolas a situaciones. No sólo a las que nos vienen dadas sino exponiéndolas voluntariamente a otras situaciones: invitando a comer a nuestro peor enemigo en la empresa, preparándonos para aguantar con autocontrol las bromitas del cuñado en las fiestas familiares o cogiendo el toro por los cuernos con el más díscolo de nuestros colaboradores. Al entrenar las emociones, nos volvemos más fuertes y elásticos emocionalmente. La gimnasia emocional nos dota de herramientas prácticas para superar los altibajos de la vida y mantener el equilibrio. La vida es como el póker: no gana aquel al que le tocan mejores cartas, sino quién sabe jugarlas mejor. Si practicamos emocionalmente, estaremos más preparados para nuevos retos.

La mayoría de nuestras decisiones están impregnadas por emociones (no compramos un coche haciendo grandes cálculos de rentabilidad, ni elegimos pareja porque sea objetivamente la mejor opción). Según Daniel Goleman, el gran divulgador de la inteligencia emocional, el 75% del éxito personal y profesional se debe a factores emocionales y solo un 25% a factores cognitivos.

¿Qué jefe no se ha preguntado si la mejor forma de estimular a un colaborador no es imponerle su autoridad jerárquica sino aconsejarle en su tarea, darle confianza y preocuparse por su bienestar? Los buenos directivos y buenos líderes saben manejar las emociones, propias y ajenas, porque tienen claro algo fundamental: gestionar personas es gestionar emociones. Ni más ni menos.

Enrique de Mora. Autor de varios libros y del Blog “Pop Corner” (www.funny-pop.es). Conferenciante. Twitter: @edmfunnypop



Artículos Relacionados
jose ignacio bescos
2014-08-27 12:25:31

DEJA TU COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

2 respuestas a Gestionando emociones

  1. Pingback: Emociones | POP Corner

  2. Pingback: Salario Emocional, Valor y Precio | Conexion Emocional





  • No results available




Motivación y Más Ideas y pensamientos para las empresas que creen en las personas
Inspírate   Nuestro proyecto ¿Hablamos?
Actualidad
Pensamientos Motivadores
Empresas que motivan
Expertos
Libros y películas
  Quiénes somos
Más Cuota
Anúnciate
Facebook Facebook Motivación y Más
Twitter
Youtube
Correo electrónico


Mapa Web | Contacto | Aviso legal | Política de Privacidad



Copyright 2017 © MotivaciónyMas